Pero, ¿qué es la Virginidad exactamente?

El significado de la virginidad varía de un lugar a otro. Generalmente, el concepto de ser virgen gira en torno a no haber tenido sexo con penetración, pero este concepto es muy frágil ya que deja fuera otras formas de sexualidad y formas de intimidad. Una cosa es segura, el deseo de ser "pura" y el estigma en torno a la sexualidad femenina tienen que ver con las tradiciones y normas sociales, culturales y religiosas, que en muchos casos están explícitamente dirigidas a las mujeres.



"perder la virginidad", "quitarle la virginidad a alguien" o "desflorar a alguien" son términos que suman al estigma. Connotan la sensación de perder algo que nunca se recuperará, o generan la idea de que alguien te quitará algo, como si no fuera nuestra propia elección y decisión tener relaciones sexuales.


Desflorar la margarita no es algo real


Perder la virginidad está directamente relacionado con romper el himen. El himen es una membrana delgada que cubre parcial o totalmente la entrada de la vagina en algunas personas. Decimos algunas porque existen personas que nacen sin himen. Por lo tanto, los himenes vienen en todas las formas y tamaños: pueden cubrir gran parte de la entrada vaginal o cubrir muy poca, algunas son más gruesas, otras más delgadas y otras ni siquiera están allí.


En resumen, "desflorar la margarita" es un mito porque:

  1. Algunas personas nacen sin himen.

  2. Algunos himenes no se desgarran o "rompen" durante el primer encuentro sexual. Pueden incluso estirarse y no causar ningún dolor o sangrado en absoluto.

  3. Otros himenes pueden romperse mientras la persona realiza actividades físicas como andar en bicicleta, nadar o montar a caballo.


El himen es un misterio evolutivo, pero sabemos que algunos animales también lo tienen.


Dato curioso: ¡El himen de los elefantes solo se rompen cuando la hembra está dando a luz! Estamos casi seguras de que hasta ahora nadie ha motivado a un elefante hembra a "esperar hasta el matrimonio".


Cirugía reconstructiva de himen:


Existe el mito de que tu himen puede volver a crecer después de siete años sin tener relaciones sexuales. Pero no es verdad; cuando el himen desaparece, desaparece para siempre.


El estigma en torno a la virginidad es tan fuerte que las mujeres se sienten presionadas para recuperar su himen. La himenoplastia es una cirugía plástica dirigida a reconstruir el himen, una forma de "restaurar tu virginidad", que consiste en volver a coser el tejido restante del himen. Si no hay suficiente piel, el cirujano creará una desde cero a partir de piel vaginal o tejido sintético.


La cultura de la virginidad:


En el cristianismo y el judaísmo, el concepto de virginidad y transgresión femenina tiene sus raíces en el pecado original de Eva al comer del fruto prohibido. Este concepto de pureza también se destaca en la Biblia con La Virgen María, un icono de la gracia y la maternidad, nacida sin el pecado original de Eva.


En la Edad Media, se pensaba que la única forma de capturar un unicornio era usando una virgen como señuelo.

En la cultura islámica, no ser virgen antes del matrimonio se considera un pecado y casi equivale a ser basura; esta es la razón por la que la cirugía reconstructiva del himen es popular entre las mujeres musulmanas.

Como puedes ver, la religión juega un papel esencial en la forma en que vemos la virginidad y puede traducirse en una cultura de la vergüenza, incluso si no eres una persona religiosa.


Pruebas de virginidad en todo el mundo:


Una prueba de virginidad se realiza inspeccionando el himen en busca de desgarros e incluso insertando dos dedos en la vagina. No hay evidencia de que estas pruebas sean útiles ya que todos los cuerpos son diferentes y se comportan de manera diferente.


Según la Organización Mundial de la Salud, "estos exámenes no solo son una violación de los derechos humanos de las mujeres y las niñas, sino que, en casos de violación, pueden causar dolor adicional e imitar el acto original de violencia sexual, lo que lleva a una nueva experiencia, una re-traumatización y revictimización ”, por lo que la OMS afirmó que estas pruebas deben terminar globalmente.


¿Es hora de "perder tu virginidad"?:


Elegir tener relaciones sexuales por primera vez es una decisión importante que debes tomar y sobre la que debes sentirte en control. La presión de grupo de "tener" que perderlo puede hacer que no lo disfrutes, y sí, puedes disfrutar teniendo sexo por primera vez; no tiene por qué ser doloroso.

Así que recuerda, si vas a tener relaciones sexuales por primera vez, asegúrate de sentirse cómoda, confiar en tu pareja y crear un espacio seguro para hacerlo.




3 views0 comments