top of page

Guía para limpiar tus juguetes sexuales



A medida que el "tabú" de la masturbación se debilita cada día, los juguetes sexuales también se vuelven más populares. Hay cientos de formas, tamaños, colores y materiales según nuestras preferencias.

Mediante a la experimentación con ellos, puedes conocer mejor tu cuerpo (y el de tu pareja). ¿Pero ya sabes cómo cuidarlos?


No olvides que los juguetes sexuales sucios pueden causar vaginosis o una infección del tracto urinario si se produce un crecimiento excesivo de bacterias.


En primer lugar, mira tu juguete: ¿Está hecho de material flexible o rígido?

Si el material es flexible, como silicona, látex o gelatina, lo ideal es lavarlos con jabón neutro o un limpiador específico. Los de silicona suelen ser resistentes a altas temperaturas y humedad por lo que podemos esterilizarlos con agua hirviendo.

En cambio, si el material es rígido (de plástico y acrílico), se recomienda utilizar agua tibia y jabón neutro o un limpiador de juguetes.

Si el juguete sexual es de vidrio y metal, te sugerimos que utilices agua tibia, jabón neutro o un limpiador de juguetes. Además, puedes desinfectarlos hirviéndolos en agua durante unos segundos.

Consejo: ¡No hay nada más efectivo que una doble limpieza!

Te sugerimos limpiarlo antes y después de su uso. Es posible que se depositen algunas bacterias cuando no se encuentran en uso, así como cuando el juguete es completamente nuevo. Dedica al menos unos tres minutos para limpiar la superficie de los juguetes.


¿Cómo y dónde guardar los juguetes sexuales?

En primer lugar, asegúrate de que el juguete esté completamente seco y limpio. Las cajas originales donde vienen los juguetes nunca son apropiadas para un almacenamiento prolongado. Recomendamos una bolsa satinada y una caja o contenedor cuyas condiciones higiénicas sean óptimas. Confirma también que lo estas guardando en un ambiente fresco y seco, lejos de cualquier fuente de calor y exposición solar. Y por último, pero no menos importante, si tienes más de un juguete, asegúrate de que no entren en contacto entre sí.

Recuerda, tu primer juguete sexual no es el juguete definitivo que tendrás de por vida. Además de divertirnos solo o en pareja, la idea de estos elementos es ayudarnos a conocer nuestro cuerpo y descubrir nuestras zonas erógenas, permitiéndonos entender qué es lo que nos hace disfrutar mediante la estimulación.


 

References:


1 view0 comments

Recent Posts

See All
bottom of page