Mi Flora Vaginal

La flora vaginal o el microbioma vaginal es un término que se usa para identificar el grupo de bacterias que viven dentro de tu vagina. El microbioma vaginal está compuesto principalmente por diferentes cepas de una bacteria llamada Lactobacilli, y es esencial para mantener el equilibrio del pH.


Las buenas bacterias

La vagina está compuesta por miles de millones de bacterias, buenas, malas y neutrales.

En el microbioma vaginal existe un tipo de bacteria "amigable" que se llama Lactobacillus, también es la bacteria mas predominante en tu flora. Los lactobacilos viven en la vagina y otras partes del cuerpo y varían de una mujer a otra. Dependiendo de la funcionalidad de la bacteria en el cuerpo, es de una hebra diferente y tiene varias propiedades. Los lactobacilos pueden vivir en nuestros sistemas digestivo, urinario y genital sin causar enfermedades. Entonces, ¿cómo funcionan estas bacterias dentro de nuestro microbioma vaginal? En el sistema digestivo, los lactobacilos ayudan a descomponer alimentos, absorber nutrientes y a combatir las bacterias "nocivas" que pueden causar, por ejemplo, diarrea. Dentro de la vagina, ayudan a mantenerla saludable. Ellos producen ácido láctico, peróxido de hidrógeno y otros compuestos que pueden ayudar a reprimir la producción de levadura. Un dato curioso: los lactobacilos son las bacterias que se utilizan para fermentar alimentos como el yogur y algunos suplementos dietéticos.

En 2015, una estudiante de posgrado de la Universidad de Wisconsin pensó que sería una buena idea hacer yogur casero con sus secreciones vaginales. Su teoría sugirió que debido a que la vagina de una mujer contiene un organismo llamado lactobacillus que es la misma bacteria que se usa para cultivar yogur, no habría ningún problema. Haz click aquí para averiguar qué pasó con su yogurt vaginal.



Tu pH tan bueno como el vino



El ácido láctico es uno de los compuestos producidos por el lactobacilli. El ácido láctico es el encargado de mantener el equilibrio del pH vaginal. El pH debe estar a un nivel ligeramente ácido, lo cual es vital para prevenir el crecimiento de hongos y mantener la vagina feliz. Las vaginas felices necesitan un equilibrio de pH de alrededor 4,5, igual al pH del vino. Si esa no es una señal para cuidar tu vagina como cuidas tu vino, ¡no sé qué es! Si el pH está desequilibrado, la flora vaginal puede estar en riesgo de infecciones.

Cambios en el microbioma vaginal

Muchos cambios en el estilo de vida pueden causar fluctuaciones en El microbioma vaginal. En última instancia, esto puede crear vaginosis bacteriana o infecciones por hongos. Algunos de estos cambios en el estilo de vida incluyen:


  • Relaciones sexuales

  • Dietas altas en azúcar

  • Usar jabones corporales perfumados

  • Ingesta de antibióticos

  • Estrés

No solo eso, sino que las diferentes etapas en tu ciclo de vida también pueden afectar el ecosistema de la flora vaginal. Desde el momento en que se nace hasta la menopausia, las hormonas cambian constantemente, al igual que los niveles de pH y la cantidad de lactobacilos en el microbioma.


Al nacer, naces con una vagina estéril, pero todo esto cambia una vez que el microbioma comienza a poblarse debido a las bacterias de la madre. Durante la infancia, el pH de la vagina será ligeramente alcalino o neutro. Pero es en este momento, la producción de lactobacilos disminuye lo que puede provocar infecciones en niñas prepúberes. Por esto, es fundamental mantenerse alejado de productos de baño perfumados y enseñar a los niños la forma correcta de limpiarse después de ir al baño para prevenir infecciones. Una vez que llega la pubertad, aumentan los niveles de estrógeno, junto con los niveles de glucógeno. Cuando esto sucede, aumenta la producción de ácido láctico y disminuye la barrera que nos proteje de los cambios vaginales. Con el aumento de la actividad sexual en la edad adulta, abrimos nuestra flora vaginal a nuevos microorganismos no deseados. Durante el embarazo, hay un aumento de Lactobacilos para protegernos durante este período de infecciones. Por último, debido a la caída de nuestras hormonas sexuales y lactobacilos durante la menopausia, pueden presentarse muchos problemas vaginales como sequedad o atrofia.

Mantenla feliz!

Es fundamental recordar que ninguno de nosotros está libre de contraer infecciones vaginales. Las infecciones vaginales pueden variar según el estilo de vida y los cuidados de tu vagina. Podemos ser lo más precavidos posible y aún así estar en riesgo de contraer una candidiasis. Una causa frecuente de infecciones por hongos es dejarnos puestos los trajes de baño mojados durante períodos prolongados. Depende de ti estar informado y cuidar tu vagina y mantenerla feliz. ¡Una vagina feliz significa una vida feliz!


Source:

10 views0 comments